Páginas

jueves, 12 de octubre de 2017

El terror llama a su puerta





Resultado de imagen de el terror llama a su puerta

El terror llama a su puerta.
Nights of the creeps.
(1986)
Director: Fred Dekker.
Guión: Fred Dekker.

Jason Lively.
Steve Marshall.
Jill Whitlow.
Allan Kayser.
Tom Atkins.


Unas babosas extraterrestres caen en la Tierra e, introduciéndose a través de la boca, convierten a sus huéspedes en zombis...



¡Hola!


Hoy traigo una peli de terror ochentera, de esas que, en tiempos del VHS, hacías cola para poder alquilarla y, además, te garantizaba un buen rato de evasión y diversión a partes iguales. ¡Qué tiempos, Señor, tan buenos!


Sin más tapujos, voy directo al grano. Si no la has visto, te advierto que voy a soltar algún que otro spolier pero pequeñito, de esos que no se notan. Ahí voy.



Resultado de imagen de el terror llama a su puertaLa peli empieza directa al grano, como debe ser, sin tapujos ni tonterías. Así, vemos a unos aliens a tiro limpio en una nave espacial. Son feos, calvos y van en pelotas porque todos sabemos que el buen extraterrestre está tan avanzado que no necesita vestirse. Hablan de una sustancia que no puede salir de la nave y que, para deleite de este que escribe, por supuesto que la abandona y, ¿a dónde va?


Pues a la Tierra, que somos como un tonto planetario al cual le cae de todo. En concreto, a 1959. Aquí vemos una escena repetida hasta la saciedad: dos jovencitos americanos (claro) están en el coche viendo las estrellas cuando algo cae. El chico que, por supuesto, se llama Johnny (original total) es un macho-macho man y va a ver qué es lo que ha caído pasando de su novia como de comer lo peor que se te ocurra. Aquí el guión ofrece una vertiente doble: la de un loco con hacha y la de lo que cae del cielo, que es una babosa del tamaño de una mano que a Johnny, por imbécil, se le mete por la boca. Buen comienzo, ¿verdad?


Resultado de imagen de el terror llama a su puertaY, así, ya tenemos la peli planteada, porque todos sabemos que la babosa espacial en el cuerpo de Johnny va a hacer de las suyas. La cuestión es cómo y dónde. Pues bien, aquí el guión ofrece un buen golpe de efecto cuando nos trasladamos a los "actuales" años ochenta, en concreto, 1986. ¡Ohhh, nostalgia! Todos bien peinaditos, con sus jerséis enormes, sus pantaloncitos a juego y la música y el colorido de fondo. Y es aquí donde conocemos a los dos protas: Chris y J.C, universitarios, más solos que la una y más salidos que la punta de una lanza. La cosa se acelera cuando ven a una morenita muy guapa, Cynthia, por la que Chris se deshace y, para llegar mejor a ella, deciden tratar de meterse en la hermandad de los Betas, a los que pertenece la chica. Y, claro, para entrar, se les exige una buena gamberrada. ¿Qué tal robar un cadáver? Pues eso hacen, ya que se cuelan en un depósito de cadáveres cuyo responsable es incapaz de recordar la contraseña de entrada. J. C, que es muy listo, lo hace a la primera. Por supuesto, el cadáver es el del chico del principio, el que se tragó la babosa que, ni dudarlo, resucita y le pasa el consabido bicho al doctor. 


En este punto es cuando comprendes de qué va a ir la peli: la babosa que resucita muertos va a pasar de cuerpo en cuerpo para formar un lío mayúsculo. Y ese es el eje de la cinta. No más, pero tampoco menos. La maravillosa simpleza de las películas ochenteras brilla aquí con toda su gloria y esplendor sin problemas. Todo es cuestión de dejarse llevar y disfrutar. Sobre todo, disfrutar. ¿Cómo, si no, se va a aguantar la escena post robo del cuerpo en la que Chris y J. C se mandan a tomar por saco mutuamente para desembocar en una guerra de almohadas en pos de la amistad? Ahí queda...

Resultado de imagen de el terror llama a su puertaDesde este momento, el tema adolescente de la cinta se queda un poco de lado en beneficio de un tono más terrorífico y, a su modo, gore. Y es que todos los que conocimos aquella época sabemos que los ochenta tuvieron un encanto especial para mostrar terror mezclado con mucha casquería. Por eso, el festival de babosas espaciales se luce, y mucho, en lo que queda de metraje. Aquí hay de todo y para todos: científicos zombi, chuchos zombi o gatos zombi. Incluso hay un zombi zombi que no tiene otra cosa que hacer que resucitar en medio de la casa de una anciana que, milagrosamente, no se muere del susto pero sí de un buen hachazo.


Resultado de imagen de el terror llama a su puerta


Resultado de imagen de el terror llama a su puerta


Pero no todo tiene por qué ser casquería pura y dura. El guión, cosa curiosa, se las apaña para meter su toque de ternura cuando, atención spoiler, J. C. cae y le envía a su amigo Chris un mensaje que, si no te llega al corazón, es que tienes una babosa en tu estómago haciendo de las suyas: te quiero, puedo caminar sin muletas y creo que estoy muerto. Por lo menos el chico avisa.

Pero, sin duda, lo que más me gusta de la película es toda la secuencia final, esa en la que las babosas extraterrestres se ponen las botas con los idiotas del autobús de la facultad. Me parece muy divertida y muy bien llevada. Además, tengo que destacar ese momentazo en el que Brad, zombi integral, va a ver a Cynthia que, por aquello de no parar de hablar y no mirarle a la cara, no nota que es un zombi. Y lo curioso es que el chico aguanta la charla como si tal cosa. Supongo que es lo que tiene estar muerto y resucitar.


Resultado de imagen de night of the creeps

Los personajes no pueden ser más de la época y, a su modo, arquetípicos: el prota valiente que se vuelve héroe y se lleva a la chica, su compi lisiado y graciosillo, la chica guapa y el malo chulo e idiota. Luego está Cameron, el inspector duro que ofrece cierta sorpresita final y que, por aquello de no destripar más las cosas, no la voy a decir.

Resultado de imagen de night of the creepsLos actores cumplen y, desde luego, a mí me parecen muy correctos. Jason Lively es el Chris perfecto, con esa cara de pardillo y novato integral que luce toda la peli. Steve Marshall hace lo propio como J. C. y no llega a ser el graciosillo que cae mal y se indigesta. Jill Whitlow es Cynthia y, aunque es la que menos juego da, no molesta. Y Tom Atkins queda muy bien haciendo de Cameron. Allan Kayser lo clava como el chulo de Brad, con ese pelo platino.


Resultado de imagen de night of the creeps


En lo que se refiere a los efectos, son los de la época, los maravillosos efectos en los que la sangre, las vísceras o los aliens cabezones con serios problemas dentales eran reales y te los creías a pies juntillas. Era una época en la que las cosas se hacían a mano y no hacía falta pulsar botones en un teclado. Y, la verdad, a pesar del paso del tiempo, me siguen gustando y ayudan de manera estupenda a contar la historia.


¿Cosas mejorables? Pues, aunque quede u poco raro decirlo, ahí va: el final. A ver, ochentero es pero, después de todo lo que pasan en la peli (y las pasan canutas, te lo digo yo), ¿no se les ocurrió otra cosa? Pobre Cynthia...

Hasta aquí escribo. En general, la peli me gustó cuando la vi allá por la época y, honestamente, me sigue gustando. Es, como he dicho muchas, veces, un tipo de terror que que ya no se hace para mostrar un tipo de cine que, por desgracia, tampoco se lleva a cabo. Por eso, os recomiendo verla; es ideal para pasar un rato muy, pero que muy divertido.

Vigilad el cielo.


Resultado de imagen de night of the creeps



domingo, 1 de octubre de 2017

Passengers


Passengers Poster
Passengers.
(2016)
Director: Morten Tyldum.
Guión: Jon Spaihts.

Chris Pratt.
Jennifer Lawrence.
Laurence Fishburne.
Michael Sheen.


Una nave lleva colonos dormidos para poblar un planeta. Unos de ellos, se despierta sin saber por qué...



¡Hola!

Hoy os traigo una película muy reciente que, al menos me da esa impresión, forma ya parte del saco de las que han pasado sin pena ni gloria por las pantallas.

Passengers es una cinta curiosa, más que nada, porque es otro ejemplo de ese tipo de pelis que prometen una cosa pero que acaban siendo otra, sobre todo, por la idea que, al menos yo, me hice a la hora de ver el trailer. Vamos, que mintieron descaradamente ofreciendo una cosa completamente distinta a lo que yo esperaba.

Resultado de imagen de passengers 2016Si alguna vez os habéis pasado por aquí (por favor, que sea que sí) sabréis que los posts tienes dos partes: una con lo que me gusta y otra con lo que no. Por eso, a la hora de hablar de la historia, voy a fijarme en lo positivo. Y es que la base de la cual se parte me parece muy correcta: en el futuro, una nave plagada de humanos destinados a colonizar otro planeta (es curioso cómo en el terreno de la ficción siempre soñamos con que nos hemos cargado la Tierra y ya no se puede vivir en ella), surca el espacio hasta que un choque con una roca hace que UNO de lo pasajeros se despierte. Por supuesto, el tipo, que se llama Jim, se da cuenta de que esta más solo que la una porque a los demás les quedan unos noventa años para despertar. Como ya he dicho, me parece un comienzo muy interesante, más que nada, porque tienes el resto del metraje para ver las andanzas del desgraciado de Jim a lo largo y ancho de una nave que es una especie de ciudad tratando de sobrevivir.

Resultado de imagen de passengers 2016Repito: la idea me resulta muy angustiosa y, desde luego, muy acertada. El guión se las apaña para incluir pequeños giros en la trama que hacen que todo avance, nos guste o no. Ahí está el hecho de incluir al robot camarero cuya conversación alivia a Jim (bares, qué lugares, tan gratos para conversar...), el despertar de un pez gordo como Gus o, sobre todo, el hecho de que Jim, en un gesto de desequilibrio mental o egoísmo absoluto, despierte a Aurora por aquello de tener compañía. Todo ello hace que las situaciones que vemos en pantalla mantengan el interés de la cinta y hagan que uno se pregunte qué va a pasar y, sobre todo, cómo va a terminar esto.

La cinta es de ciencia ficción y está claro que mucho del presupuesto ha ido a los efectos especiales. Por eso, el vuelo espacial de la nave, el interior de la misma a modo de ciudad o los paseos espaciales están clavados. Pero, sin duda, yo me quedo con las escena de la piscina en la que Aurora se está dando un bañito y la gravedad artificial de todo el recinto desaparece. A eso le llamo yo angustia. 

Imagen relacionadaLos actores me parecen correctos aunque, bien mirado, aquí salen tres. Laurence Fishburne cumple lo poco que sale y su personaje es clave para que la narración no se atasque. Chris Pratt y Jennifer Lawrence, que están de moda mientras el cuerpo, los proyectos y el interés del personal aguante, son los dos hombros sobre los que descansa toda la peli y, sin duda, el principal reclamo de la misma porque me da que si esta cinta la hubieran protagonizado otros hubiera pasado sin pena ni gloria. Ambos me parecen muy acertados y son capaces de llevar todo el peso de la peli. Hay que reconocer que Pratt se las apaña para, durante la primera parte, bastarse solo para aguantar todo el peso del guión. Por cierto, Michael Sheen queda muy bien como Arthur, el barman robot.
Resultado de imagen de passengers 2016


Imagen relacionadaY ahora vamos a la segunda parte, la cara B o, dicho de otra forma, los detalles que no me han gustado mucho. Y aquí me voy a centrar, otra vez, en la historia. Vamos a ver, como dije antes, la base de la que se parte me parece muy correcta y, a su modo original. La cuestión es el modo que han tenido para contarla y llevarla a cabo para llegar al final. Si habéis visto el tráiler, puede que os haya pasado lo que a mí: la cosa a pintaba como una cinta de misterio e, incluso, terror angustioso porque se daba a entender que algo, o alguien, habitaba la nave y por eso los protas se habían despertado. Y eso es justo lo que me ha faltado: más acción, más intriga y, sobre todo, más misterio. La historia que queda en pantalla es muy sencilla, una de supervivencia sin más. Yo, que soy un poco más retorcido, esperaba algo más intenso. Y, lo digo de nuevo, en este aspecto creo que tiene mucha culpa la tráiler ya que es muy, pero que muy tramposo. A lo mejor con ese puntito más de misterio o, por qué no, de terror, estaría hablando ahora de una peli muy distinta. Todo esto, por supuesto, según la opinión personal de servidor.

Resultado de imagen de passengers 2016


Esto ha sido todo por hoy. Una película correcta, muy sencilla que, desde luego, no creo que pase a los anales del género. No me ha parecido mala, ni mucho menos. ¿Las hay mejores? Eso sin dudarlo. De momento, aquí la dejo como medio para pasar un ratito agradable sin más.

Vigilad el cielo.

Resultado de imagen de passengers 2016


domingo, 24 de septiembre de 2017

El hombre con rayos X en los ojos


Resultado de imagen

El hombre con rayos X en los ojos.
(X: The man with the X-Ray eyes)
(1963)
Director: Roger Corman.
Guión: Robert Dillon, Ray Russel, 

Ray Milland.
Diana Van der Vlis.
Harold J. Stone.
John Hoyt.
Don Rickles.


Un científico idea unas gotas para ampliar la capacidad de la vista...



Plantéate esto: ¿no has deseado, jugado o pensado alguna vez en tu vida lo estupendo que sería poder ver a través de las cosas? Superman lo hace y le sale de fábula. Pues bien, esta va a ser la base de la trama de este clásico de ciencia ficción que te traigo hoy, esto es, la capacidad (o deseo) de un ser humano por poder utilizar sus ojos para ver más allá de lo que hacemos.

Resultado de imagen de the man with x rays eyesVoy a empezar, como siempre, por la historia. Qué quieres que te diga: estupenda, alucinante e ingenua a parte iguales. Aquí estamos ante la típica trama del científico chiflado (¿nadie se ha dado cuenta de que todos los grandes problemas en la historia del cine vienen de los hombres de ciencia?) que quiere más. O, mejor dicho, quiere ver más. Por eso, desarrolla unas gotas para los ojos (ni rayos ni nada que se le parezca; las gotas se ve que eran lo más socorrido) que hacen que vea, poco a poco, todo los colores, detalles y lo que surja del espectro de luz. Pero, y aquí viene un detalle bueno en la trama que creo que tiene que destacarse, no hace esto porque se aburra o porque quiera conquistar el mundo. ¡Nada de eso! Lo hace porque el prota, Xavier, es médico y se ve que se fía poco de los aparatos de rayos X. Por eso, piensa que potenciando de manera exponencial el sentido de la vista, podría ver venas, arterias, huesos y lo que se ponga por delante, para llegar mejor al problema y curar bien. Vamos, que las intenciones era buenas, nobles y un pelín alucinantes pero, claro, sin este último factor, no habría peli. La cuestión, como puedes imaginar, es que todo se tuerce. Y ahí está la gracia de la peli, en ver cómo lo que comienza con unas intenciones muy buenas, se va estropeando poco a poco y las andanzas del buen doctor van cada vez a peor, y a peor y a peor. 


Resultado de imagen de the man with x rays eyesY es que, a pesar de lo rimbombante del título y de la imagen que te puedas hacer acerca de la peli por el cartel, la trama se va a centrar mucho más en cómo el doctor Xavier se las ingenia para sobrevivir con el marrón que tiene encima que en el factor fantasioso en sí. Por eso, la cinta se divide en tres partes: antes de la visión X, las peripecias como el adivino Mentalo y el final. Para mí, lo mejor, el segundo bloque. Ver a Ray Milland con un pañuelo en la cabeza con un ojo dibujado en él no tiene precio, amén de todo lo referido al circo. El acto final está también muy bien pero se me hace un poquito largo.


Resultado de imagen de the man with x rays eyes




Resultado de imagen de the man with x rays eyesPaso a los efectos. Aquí hay dos: el de la visión en sí y el de los ojos de Xavier. El primero, hay que reconocerlo, algo cogidito por los pelos. Es una especie de efecto distorsionado y con muchos colorines. Es normal que si el tipo ve así se vuelva tarumba. Por suerte, los diálogos que suelta cuando va en el coche con Diana, describiendo cómo ve las cosas, la ciudad o los carteles es algo que ayuda mucho y queda muy bien; elegante a su modo. En cambio, me encantan las lentillas que le ponen a Milland. No sé si serían cómodas o no pero el golpe de efecto lo cumplen a la perfección. Las que luce en el final son impresionantes. Y, lo bueno, es que vemos que son reales, que están puestas sobre los ojos del actor y eso hace que, en definitiva, te las creas.

Resultado de imagen de the man with x rays eyes


Resultado de imagen de the man with x rays eyes
Esto es lo que se ve con rayos X en los ojos: gente desnuda.




Resultado de imagen de the man with x rays eyes¿Y los actores? Aquí se puede decir que esta peli es uno de esos casos en los que se puede decir "el actor" Porque esta cinta, amigos, gira en torno a Ray Milland y a su mayor gloria. La verdad, es un actor que aquí, a pesar de la perogrullada en la que se basa la historia, se mueve como pez en el agua. Al principio, queda muy creíble como doctor respetado y respetable. Luego, vemos cómo se produce una transición mientras acepta el don/maldición que tiene encima a la par que aguanta estoico vestir un pañuelo en la cabeza con un ojo pintado (sí, lo dije antes pero es que esto siempre me ha impactado. Y, el nombre, sublime: Mentalo) Después, en el tramo final, el tipo se muestra muy bien como un desquiciado pero, aún así, manteniendo cierta compostura. Lo dicho, un gran trabajo. No hay que olvidar que este señor trabajó con Alfred Hitchcock y dejó huella (me refiero a Crimen perfecto, por favor) Diana Van der Vlis haciendo de dotora Diane es el factor femenino de la peli. Ni más, ni menos.



Esto ha sido todo. Roger Corman en estado puro y un tipo de terror/fantasía que, por encima de todo, quería divertir. Y, para mí, lo consigue desde que empieza hasta que acaba. Puede que no haya envejecido muy bien pero, la verdad, como medicina para olvidarte de los problemas es mano de santo.



Vigilad el cielo.


Resultado de imagen de the man with x rays eyes

domingo, 10 de septiembre de 2017

Los crímenes del museo de cera



Resultado de imagen de house of wax 1953 poster


Los crímenes del museo de cera.
(House of wax)
(1953)
Director: André de Toth.
Guión : Crane Wilbur, Charles Belden.

Vincent Price.

Phyllis Kirk
Frank Lovejoy.
Carolyn Jones.
Paul Picerni.
Charles Bronson.
Nedrick Young.


Unos crímenes comienzan a suceder. de inmediato, aparecen representados de manera muy realista en un nuevo museo de cera...


¡Hola!


La película que te traigo hoy es un clásico de esos que se pueden escribir con mayúsculas y, junto con su predecesora de los años treinta (esta de al que te hablo hoy es un remake), la responsable de que el concepto museo de cera y el de terror vayan unidos.



Resultado de imagen de house of wax 1953Empiezo, como siempre, por la historia. Más sencilla imposible. Esta es la típica historia del monstruo deforme que, por venganza, mala leche y cierto sentido lógico (no hay más que ver el motivo que mueve al malo) se dedica a matar dentro del museo. Pero, lo bueno y lo que hace que, entre otras cosas recuerdes la peli, es el modo de llevar a cabo todos los crímenes o, al menos, sus consecuencias. Y es que, convertir un museo de cera en un depósito de cadáveres es una idea para mí soberbia que da muchas lecciones de originalidad a muchas cintas de hoy. De este modo, se puede decir que la historia principal tiene dos vertientes: la de las muertes y las desapariciones y la del monstruo en sí, vertientes que, dicho sea de paso, confluyen al final de la peli de manera sencilla pero no por ello menos soberbia.



Resultado de imagen de house of wax 1953Pero, sin duda, lo que más me gusta de la peli, trama a un lado, es la sencillez con la que está contada. Se puede decir que en la primera y larga escena (dura dieciséis minutos), es decir, cuando el profesor Jarrod muestra su arte a inversores y la jugarreta de su socio, la peli ya está planteada y sabes de sobra por dónde va a ir. Pero, lo bueno, es que eso no importa porque el modo de narrar, los acontecimientos y los toquecitos de terror aquí y allí (cortesía del monstruo) se aseguran de que no quites los ojos de la pantalla y que el tiempo pase volando. Y es que, en aquellos lejanos tiempos, trama y modo de narrarla eran dos caras de una misma moneda y, aquí, ambas están pero que muy bien llevadas a cabo. Los momentos de tensión quedan equilibrados con los de drama y, todo ello, con lo terrorífico del tema.


Y esto me lleva al tono de terror que predomina a lo largo de toda la película. Es el terror propio de la época, centrado en el monstruo deforme, malvado y repulsivo. Sus escenas en mitad de la calle en silencio, rodeado de penumbra y con esos andares deformes me parecen sublimes, toda una lección magistral de lo que el buen terror, en opinión de este mero espectador, debe ser. Por otro lado, la sola posibilidad de pensar que un museo de cera es un depósito de cadáveres es, como poco, escalofriante y sigue teniendo un efecto sobrecogedor. El aspecto de la investigación policial queda en un segundo plano muy discreto porque, la verdad, tampoco es que importe demasiado.


Resultado de imagen de house of wax vincent price


Resultado de imagen de house of wax vincent price


Los personajes no pueden ser más arquetípicos y eso les da cierto aire muy entrañable. El profesor Jarrod empieza siendo noble, honrado y ciertamente hortera, sobre todo, cuando habla con sus creaciones pero, luego, se convierte en lo que se convierte. Sue es la típica mujer en peligro que, al menos, es la que promueve la duda y la sospecha sobre lo que está pasando. Cathy o Scott son los secundarios propios de una historia así; una es la víctima y el otro el enamorado pomposo que tiene que estar porque tiene no queda otra. Pero, los que sin duda me encantan, son los ayudantes de Jarrod: uno mudo y, el otro alcohólico y fugado. Genial. Dime con quién andas...


¿Y los actores? Bueno, el grueso cumplen. Phyllis Kirk haciendo de Sue, Paul Picerni como Scott, o Carolyn Jones en el papel de Cathy quedan bien. Nedrick Young, que ni siquiera está acreditado, hace un buen Leon. Y, sí, Igor, el mudo, es Charles Bronson, el mismo tipo que, años después, se tomaría la justicia por su mano y se cargaría a todo el que se pasara de la raya.


Resultado de imagen de house of wax vincent price


Resultado de imagen de house of wax vincent price



Resultado de imagen de house of wax vincent pricePero, sin duda, aquí sale Vincent Price y todos sabemos que Price solo hubo y habrá uno. Aquí lo borda,  en un papel hecho a su medida. Como profesor bueno, se mueve como pez en el agua, resultando tan natural como de costumbre (de nuevo, me remito a la escena inicial) Como malvado, lo clava. Esa mirada, los gestos, los ademanes. Repito: solo habrá un Vincent Price y eso lo demuestra aquí con creces.

¿Momentos para el recuerdo? A patadas. La persecución por parte del monstruo por las calles en mitad de la noche es soberbia, lo mismo que la del depósito de cadáveres con los cuerpos que se levantan o el hallazgo de los cadáveres en el museo. Pero, mi favorito, sin duda, es el descubrimiento de Jarrod tras su máscara. Espectacular. Puro cine de terror y misterio usando la imagen y la música como recursos principales. Vamos, de bandera.



Resultado de imagen de house of wax vincent price


Resultado de imagen de house of wax vincent price


Pero, lo admito, también hay cosas que siempre me han chocado un poco. La primera, que las figuras, antes de sufrir el accidente, YA se parecían a las actrices, cuando se supone que eso ocurre después, en el segundo museo. Por otro, bueno, algo que puede que suene un poco evidente pero que ahí queda: lo predecible que es la historia. ¿Y si esa escena inicial, la del accidente, no se hubiera dado? Y es que todos sabemos que la identidad del monstruo desde que sale. En fin...


Resultado de imagen de house of wax vincent price



Resultado de imagen de house of wax vincent price


Resultado de imagen de house of wax vincent price


Con todo, peliculón que hay que ver, disfrutar y, de vez en cuando, revisitar. Una delicia desde que empieza hasta que acaba porque, lo digo de nuevo, pelis así ya no se hacen. Por desgracia...


Una cosita de última hora: para acrecentar el terror, la cinta se filmó en tres dimensiones, es decir, para verla con las gafitas de turno, algo inaudito en la época. Ahí quedan la escena del pesado de la pelotita y la raqueta en la entrada del museo, el baile con primer plano del trasero de las chicas o la colocación en primer término de las figuras en el museo, ardan o no.



Resultado de imagen de house of wax 1953



Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de house of wax 1953



martes, 29 de agosto de 2017

La llegada


Imagen relacionada

La llegada. 
(Arrival)
(2016)
Director: Denis Villeneuve.
Guión : Eric Heisserer, Ted Chiang.

Amy Adams.
Jeremy Renner.
Forrest Whitaker.


Doce naves espaciales llegan a la Tierra. Una experta en traducción deberá descifrar su escritura para saber qué quieren...


¡Saludos!

Siempre he pensado que, en cuestión de películas de extraterrestres (que no de ciencia ficción, que no es lo mismo) la cosa siempre ha estado un poquito complicada para el cine, ya que las posibilidades se pueden resumir en dos: aliens que nos masacran por un lado o contacto no violento por otro. Pruebas de la primera opción, a patadas. Muestras de la segunda, ya menos y muy seleccionadas. 

Resultado de imagen de arrival 2016La llegada se engloba dentro de la segunda opción, por suerte. Y es que ver extraterrestres que nos fulminan a los cuales acabamos venciendo del modo más humillante para ellos es algo que sí, es muy divertido pero puede cansar. Por eso, lo que más destaco y, casi con toda seguridad, lo que más vas a recordar de esta película es la historia. Vale, hay extraterrestres y naves pero, también, hay una trama principal que va a ser la que mantenga el interés sin ningún problema: el hecho de descifrar qué es lo que quieren los aliens en esta ocasión. Y para ello, nada de cosas raras ni artefactos extraños. Toda la película, o gran parte de su metraje, se va a centrar en descifrar poco a poco, muy poquito a poco de hecho, la escritura de los seres de otro planeta que, para ti o para mí, nos parece un mero manchón de tinta en el agua. Por eso, la cinta se toma su tiempo para desarrollarse, pero lo hace de un modo que, en absoluto, se hace pesado o cansino. Después de dedicar unos minutillos a la aparición de doce naves por todo lo largo y ancho de nuestro planeta, todo lo que viene después nos muestra de manera lenta, pausada pero muy, muy interesante, el proceso que la protagonista, Louise Banks, lleva a cabo para descifrar la escritura alien y, al fin, poder entender lo que dicen y lo que quieren esos seres. Repito: el guión, de manera muy lenta pero, muy interesante y entretenida, consigue captar la atención del espectador porque siempre suceden cosas que hacen que te preguntes eso de "a ver qué va a ocurrir ahora" y devores la peli de principio a fin.

Resultado de imagen de arrival 2016Otro de los detalles que me gustaría resaltar de la película es que, en lo que a los extraterrestres se refiere, todo está muy medido y controlado, hasta tal punto que a uno le dan ganas de saber y, sobre todo, de ver, más de ellos. Vamos, que a los aliens los vemos en una especie de bruma rara y lo que apreciamos de la nave es desde el exterior. Nada de ver maquinaria interna ni botones que expliquen para qué sirve cada cosa. Esto me parece un gran acierto ya que, de haberlo hecho de otro modo, es decir, gastando presupuesto en decorados y demás virguerías raras, la atención de la trama principal se hubiera disipado y, de este modo, perdido un poco de interés.

Pero, por supuesto, la película cuenta con dos puntos (o puntazos, que dirían algunos) a favor en forma de dos sorpresas muy potentes que van a hacer que entiendas lo que estás viendo y que, desde luego, no te las esperas. Si ves la peli, vas a comprobar que, desde el principio, la protagonista está enlazada a una serie de imágenes asociadas con una niña. No voy a hacer spoilers pero, te lo garantizo, vas a pensar lo mismo que yo y, por eso, la sorpresa te la vas a llevar de igual forma que este que escribe. La otra, es el motivo que hace que los extraterrestres vengan a hacernos una visita, uno completamente distinto al que estamos acostumbrados a ver. Estos dos detalles me parecen muy, pero que muy acertados en una cinta más acertada aún y que hacen que se salga de lo corriente.


Resultado de imagen de arrival 2016¿Y los actores? Bueno, yo diría la actriz ya que Amy Adams es la que lleva todo el peso de la cinta. Y lo hace pero que muy bien, más que nada, porque se pasa todo el metraje medio pálida hasta el punto de que yo he llegado a pensar que no estaba maquillada pero, lo más seguro, es que estaría maquillada para parecer que no lo estaba. Esto me parece muy bien porque, ¿qué iba a hacer una experta en lenguas y traductora vistiendo de punta en blanco? Jeremy Renner cumple y la respalda como puede y me ha hecho pensar que está demasiado cachas para ser un científico. Forrest Whitaker como militar tampoco es que se luzca mucho ya que su papel no es para destacar, sino para rellenar.


Resultado de imagen de arrival 2016


Los efectos me han parecido muy correctos y todo lo referido a los extraterrestres me ha parecido muy bien, sin mostrar demasiado favoreciendo así el misterio en torno a ellos. Las naves, por una vez, se alejan de la forma de platillos gigantes y eso es de agradecer.


Resultado de imagen de arrival 2016



Resultado de imagen de arrival 2016 aliens


En definitiva, una película que me ha gustado mucho porque, en primer lugar, capta la atención sin problemas con una temática (la de la llegada de seres de otro planeta) que estamos hartos de ver. Han sabido darle un toque especial y hacer que se salga de la norma, cosa que es de agradecer. Por eso, te recomiendo que la veas y la disfrutes. 

Por cierto, como nota final. Yo, al ver los extraterrestres, no pude evitar pensar en una cosa: Simpsons. Si veis la peli y sois fan de la serie, lo entenderéis.

Resultado de imagen de kodos


Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de arrival 2016