Páginas

viernes, 11 de agosto de 2017

La bella y la bestia




la bella y la bestia.
(Beauty and the beast)
(2017)
Director: Bill Condon.
Guión: Stephen Chbosky, Evan Spiliotopoulos .

Emma Watson.
Dan Stevens.
Ewan McGregor.
Ian McKellen.
Kevin Kline.
Emma Thompson.
Josh Gad.


Una muchacha se ve obligada a vivir con una principie convertido en bestia por una maldición...



¡Hola!


Resultado de imagen de beauty and the beastAl fin la he visto. La bella y la bestia es, quizás, la película de acción real basada en una cinta de dibujos de Disney más esperada hasta la fecha. La razón no es muy difícil de entender: la peli de dibujos es un clásico moderno, una cinta que todos hemos visto y disfrutado y, para muchos, un referente propio de la infancia. Hasta ahora era impensable acometer un proyecto así por un motivo lógico: la tecnología que implicaba. La llegada de las tomas digitales han hecho posible el milagro. Eso y un porrón de millones de dólares que han servido para contar la historia de amor más famosa entre una bestia cornuda y una bella humana.


¿Listos?


Resultado de imagen de beauty and the beast 2017Decir que me gusta la historia es algo absurdo porque, como es obvio, han seguido al pie de la letra los parámetros principales de la película de animación, esto es: una chica ocupa el lugar de su padre en el castillo de un monstruo que necesita querer y ser querido para recobrar su apariencia humana. Y, ¿por qué? Porque antes era una persona normal, corriente, estúpida y despreciable, un imbécil de proporciones considerables. Nada mejor que una hechicera, con muy mala baba por cierto, para convertirle en bestia por ser tan malo bajo la premisa: "o te quieren o te quedas como bestia el resto de tu vida" Lo que tenemos por delante es la historia de amor más bestial del cine... después de la de King Kong, ojo.


Por todo ello, la trama principal de la película está muy bien llevada, ya que en absoluto tiene momentos muertos, y mejor mostrada en pantalla porque, todo hay que decirlo, ha hecho que esté bien pendiente de cada "momento estelar" de la de dibujos para ver cómo lo han plasmado en pantalla. 


Pero, sobre todo, puedo decir que esta nueva versión de La bella y la bestia es una película de detalles. Veamos...


La película de dibujos tiene el encanto de, precisamente, ser de dibujos y, como tal, actúa y es muy eficiente. Te crees el pueblecito donde sucede la acción, que la hechicera le hiciera tamaña jugarreta al príncipe de turno o que, como si fuese la cosa más normal del mundo, Bella, cuyos referentes más cercanos del varón de su raza son su padre, el bibliotecario o Gastón, se enamore de un monstruo peludo y con cuernos. Vamos, que ni siquiera uno se planeta hacer preguntas con respecto a estos hechos... hasta que el análisis y la lógica te hacen ver las cosas de otra manera. Dicho de otra forma, uno de los grandes logros de la cinta que comento hoy es que ofrece una explicación lógica a detalles que la de dibujos pasó por alto. Aquí van unos cuantos ejemplos...


Resultado de imagen de beauty and the beast 2017En la película de animación, se dice que la flor morirá cuando el príncipe tenga veintiún años. Se ve de manera clara que los pétalos están al borde de la desaparición, luego el príncipe debe tener esa edad. Bien, en un diálogo, Lumière dice que llevan diez años malditos. Vale, por ese cálculo, la maldición comenzó cuando el príncipe tenía once años. ¿No hubiera sido mejor castigarle o darle un cate? ¿Se le fue la mano a la hechicera con un niño de once años? En la versión con actores esto se explica de manera más lógica y real acorde con la edad que representa el actor que encarna a la bestia.

Resultado de imagen de beauty and the beast 2017Otro arreglo que me ha gustado mucho: el tema de la localización de castillo. ¿Cómo era posible que NADIE, hasta la llegada de Maurice, supiera o viera dónde estaba? ¿Acaso estaba muy lejos? ¿Muy metido en el bosque? Si nadie lo sabía, ¿cómo Gastón los guía cantando al final? ¿Tenía un gps en el espejo mágico? Aquí hay una explicación mucho más real y coherente: la maldición no solo convierte en objetos o bestias a los miembros del castillo; también hace que los del pueblo lo olviden. Sencillo pero muy efectivo. Y jopé con la hechicera...

Pero, sin duda, me ha gustado mucho que se refleje mejor y de manera más pausada el tiempo que Bella y la bestia pasan juntos. En esta versión se nos dan más detalles acerca de cómo, poco a poco, se van enamorando hasta que sucede lo que sucede. En la peli de animación parece que pasan un par de horas o, como mucho, días.

Pues bien, estos detallitos han solventado muchos agujeros negros que la cinta de dibujos tenía y, la verdad, me ha gustado mucho cómo lo han hecho. Sí, hay mas: Gastón cae en un charco, no en un lago que unas veces aparece en la cinta de animación y otras no; se nos explica que Bella proviene de París y, por tanto, no encaja en el pueblo de paletos donde vive; en la cinta antigua hay una biblioteca pero nadie, salvo Bella, lee. En la nueva solo son unas colecciones propiedad del cura. En fin, estas correcciones han dado un aire más coherente a la película de acción real y eso, para mí, ha mejorado mucho el conjunto.

Sigo. Las canciones me han parecido muy bien adaptadas y, además, incluyen nuevos números que, entiendo, proceden de la versión del musical. Bueno, la verdad es que, en un primer visionado, parece que desmerecen un poquitín con respecto a las demás pero, hay que ser claro, es que servidor lleva más de veinte años escuchando los viejos temas y eso debe notarse. 

En lo que a la ambientación se refiere, lo han clavado, lo mismo que en el vestuario. El ambiente de pueblecito del sglo XVIII está clavado (en los dibujos animados sale la Torre Eiffel; aquí se hace referencia a París con una guillotina y el tema de la peste que mata a la madre de Bella) Una cosa que me ha gustado mucho es que a Bella le han sustituido esos zapatitos de la versión animada por botas, lo que le da un aire más guerrero. 

Resultado de imagen de beauty and the beast 2017¿Los efectos? En su conjunto, bastante potentes. En unos casos más y en otros menos (como ya comentaré más abajo) pero, en general, muy bien. Sí me ha parecido que los objetos como Lumiére, Cogsworth, la señora Potts o Chip me quedan algo raros, carentes de la expresión de los dibujos pero, bueno, es obvio que debe de haber diferencias. Lo digo de nuevo: en conjunto, muy destacables.

Resultado de imagen de beauty and the beast 2017 bellaY ahora le toca el turno a los actores. Emma Watson hace muy bien de Bella, aunque sigue con ese toque algo inexpresivo que ya lució en la saga Potter. Me ha parecido que canta bien y se ha desenvuelto de manera bastante correcta con el personaje. En el apartado de voces, Ewan McGregor, Ian McKellen o Emma Thompson lo hacen pero que muy bien. Luke Evans me parece el más soso porque, lo admito, como actor no me llama mucho. Josh Gad me ha resultado muy curioso haciendo de LeFou. En cuanto a Dan Stevens como la bestia cumple en su justa media. Esperaba que Kevin Kline, haciendo de Maurice, fuera más gracioso pero su personaje lo han cambiando bastante.

¿Cosas que no me han gustado? Algunas, ya que la perfección no existe o es muy difícil de alcanzar. Ahí van un par de apuntes:

Resultado de imagen de beauty and the beast 2017La primera, la bestia. Sí, ya sé que suena raro pero es así. Está claro que el ordenador es evidente y, por supuesto, inevitable. Pues bien, salvando los ojos y ciertas expresiones, me ha parecido un personaje muy artificial, de movimientos toscos y al que le faltan ciertos detalles que le den naturalidad. ¿El principal? El pelo. Parece hecho de granito, no se le mueve, no ondea al viento. Creo, en mi modesta opinión, que podían habérselo currado mucho mejor y hacerlo más creíble. Además, muchas veces, está en sombra o penumbra y eso canta mucho. Creo que con antecedentes como Jar Jar Binks, Gollum, King Kong o muchos otros, podrían haber trabajado mejor un personaje que, claro, iba a ser la atención de todos.

Resultado de imagen de beauty and the beast 2017Segundo, Gastón. Ni el personaje ni el actor, como comenté antes. Una de las cosas que más me gusta de la versión de dibujos es lo chulo, canalla, bocazas, zafio y paleto que es Gastón. Aquí parece que lo han suavizado un poco, como esa escena en la que las tres chicas suspiran por él (¡y su mentón!) mientras el amigo se chulea todavía más. En la peli de acción real, las mira como molesto, ya que bebe los vientos por Bella. Repito, es mi impresión pero me parece que el enganche y empuje del personaje, que en los dibujos cae bien a pesar de lo malo que es, aquí pierde fuerza.

Luego están los detallitos que, al menos a mí, ni fu ni fa pero que ahí quedan. ¿Cambiar al padre de Bella de inventor loco a artista bohemio? Bueno, vale. ¿A la hechicera le ponen nombre (Agathe) y se queda en el pueblo como vieja chiflada? Vale. Han cambiado el comienzo donde se nos explicaba el origen de la maldición usando vidrieras por acción normal y corriente. Bueno, prefiero lo primero pero ahí queda. ¿LeFou homosexual? Estamos hablando de Disney y eso debe notarse.


Resultado de imagen de beauty and the beast 2017 Lefou


Y fin. Creo que la peli ha cumplido las expectativas y me atrevo a decir que las ha sobrepasado. Una cinta muy bien llevada, divertida, con ciertos añadidos que la hacen más redonda y, en definitiva, una excusa ideal para pasar un rato de pura evasión. Por suerte, ese aire de cuento no lo han malgastado y eso se nota. La cuestión ahora es ¿qué prefieres? ¿La historia animada o esta?

Por cierto, lo digo de nuevo: vaya mala baba la de la dichosa hechicera...

Ahí queda eso.

Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de beauty and the  2017


sábado, 5 de agosto de 2017

Spider-man: Homecoming

Spider-Man: Homecoming póster final España


Spider-man: Homecoming.
(Spider-man: Homecoming)
(2017)
Director: Jon Watts.
Guión: Jonathan Goldstein, John Francis Daley, Jon Watts, Christopher Ford, Chris McKenna, Erik Sommers.

Tom Holland.
Michael Keaton.
Jacob Batalon.
Laura Harrier.
Zendaya.
Robert Downey, Jr.


La ciudad se ve amenazada por el Buitre, que vende a criminales armas extraídas de las batallas de Los Vengadores...



¡Saludos!

Hoy le toca el turno a otro e los taquillazos veraniegos y una película muy, pero que muy esperada por muchos por varias razones: nuevo actor, nuevo traje, nuevo arranque de la saga y, en fin, nuevo intento con un personaje con el que ya se han hecho varios, cuatro en total. La verdad es que ya empezaba a estar un poquito cansado de Spiderman en el cine porque parece que han llegado a un tope en el cual no queda otra que volver a empezar de nuevo una y otra vez pero, por supuesto, he ido a verla.

¿Listos?

A favor puedo decir varias cosas...

Resultado de imagen de spiderman homecoming vultureLa primera la historia. Digamos historias, que aquí hay tres fundamentales. La primera es la más clara y evidente, es decir, la del Buitre. La verdad es que me ha gustado mucho el modo que han tenido de enfocar al personaje y mostrarlo en pantalla, uniéndolo a una historia bastante realista dentro de la irrealidad de todo el universo Marvel: una especie de obrero de la construcción, harto de ser vapuleado, recolecta deshechos de las batallas de Los Vengadores, los convierte en armas y los vende al mejor postor... construyéndose él mismo una armadura. Me parece un planteamiento muy original y, como ya he dicho, realista. Siempre tuve curiosidad por ver cómo iban a tratar al personaje del Buitre (que en los cómics es muy... de cómic) e insertarlo en las historias que pululan en el género. En mi humilde opinión lo han hecho muy bien con él y su trama, con alguna que otra sorpresita (que no voy a decir), me parece muy bien llevada.

Resultado de imagen de spiderman homecoming tony starkLa segunda es el afán que se tiene de entrelazar todo para que todo tenga un por qué. Me refiero a la conexión de Spiderman con Los Vengadores. Me ha parecido acertado y el vínculo con Tony Stark cumple porque, además de aportar el detalle tecnológico del nuevo traje (o armadura, ya explicaré esto), es la excusa para algún momento cómico obra y gracia de Happy o el propio Tony Stark. Vale, si quieren unirlo todo, es que no les queda otra, así que ahí queda.

Resultado de imagen de spiderman homecoming peter parkerY la tercera, de la que luego hablaré, es la trama del propio Parker, pero adolescente. Esto, desde cierto punto de vista (repito, luego lo enfocaré de otro modo) me ha parecido muy acertado. Y es que mucha, pero que mucha gente tiene en mente las aproximaciones que se han hecho del personaje en el cine y, ojo, que no tiene por qué ser así. En los primeros números, dibujados con maestría gozosa por Steve Diko, Peter Parker era un pringadillo adolescente de mucho cuidado. Con las versiones de Raimi esto se vio muy poco; solo en la primera peli, ya que luego se fueron por otros derroteros. En las dos entregas de Webb también se vio pero poco, algo así como una nueva versión de las del colega Raimi. En esta versión que comento hoy Peter Parker es un adolescente pringado y pardillo con mayúsculas y mucho del guión se va en demostrárnoslo. Esto, lo digo de nuevo, me ha parecido bien porque, quizás, es la aproximación más ajustada al Parker original solo que,  por supuesto, adaptado a los nuevos tiempos (en el comic de los sesenta hacer virguerías con un juego de química era el colmo de la chulada. Hoy día se tiene Internet de por medio...) Además, es un modo estupendo para atraer a los espectadores de esa franja de edad. No, si son muy listos en Hollywood...

Como podéis ver, tres velas guiando un mismo barco (horterada tan espectacular como el propio Spiderman) que han hecho que la peli se me pase en un suspiro. Un guión original, ameno, con sus puntitos de humor y romanticismo (adolescente) pero, a fin de cuentas, con Spiderman a la cabeza, que es lo que importa. Y todo muy bien llevado y narrado.

Los personajes no pueden ser más arquetípicos y, por eso, cumplen a la primera. Aquí están lo de toda la vida: el héroe novato que será mucho más (Peter), el compañero chistoso (Ned), la chica (Liz), el mentor (Stark) y el malo (el Buitre) No más, no menos. A fin de cuentas, este esquema lo hemos visto millones de veces y lo seguiremos viendo.


Resultado de imagen de spiderman homecoming peter parker
Flipado integral.


Resultado de imagen de spiderman homecoming keatonY ahora los actores. La gran revelación, sin duda, y el mayor atractivo, es Tom Holland como Peter Parker/Spiderman. El chico ha dado la talla y ha cumplido y se ha mostrado muy convincente en ambos papeles. Otro gran factor es Michael Keaton, que luce y demuestra tablas con una facilidad aplastante. Mirad la escena del coche y me decís. El resto, es decir, los chavales en su mayoría me parecen que cumplen sin más ni más porque, supongo, esa es su función en la peli. Ah, Marisa Tomei me parece una muy buena tía May que rompe los esquemas de los que leímos cómics y veíamos en ella a una tierna y adorable anciana (que, por otra parte, siempre me pareció muy anciana para la edad de Peter)

Los efectos están muy bien y aquí vemos a Spiderman en todo su esplendor, lo mismo que al buitre. La escena del ferry es tremenda y, en general, las peleas, golpes y explosiones, también. Spiderman está muy conseguido y se muestra muy ágil y saltarín. Lo malo es que, como suele ocurrir en estas pelis, mucho ocurre de noche y se pierden ciertos detalles, más aún, cuando se trata de un tipo que se mueve tan rápido como Spidey.



Resultado de imagen de spiderman homecoming

Pero no todo es fabuloso (o asombroso) y ahora paso a las cosas que no me han hecho mucha gracia.


Resultado de imagen de spiderman homecomingLa principal: el tema del traje. Veamos, una de las gracias del personaje es que es un chico con poderes arácnidos y la fuerza de diez hombres. Y viste un traje que él diseñó. En muchos de los cómics (me viene a la memoria varios dibujados por John Romita), después de las peleas, Peter tenía que coser el traje a oscuras en su cuarto. La charla viene a decir que era un tipo con poderes y un traje normal y corriente (más o menos) Pues bien, que en esta nueva peli el traje de Spiderman sea como la armadura de Iron Man no me ha gustado nada. Aquí lo que vemos es un traje inteligente con modos de combate, voz interna a lo Siri (Karen) y un montón de trucos. Quedará chulísimo en pantalla y será un modo genial de actualizar el personaje pero a mí no me ha hecho nada de gracia. Spiderman, desde esta perspectiva, me ha parecido un Iron Man junior.

Otra cosa: cero sentido arácnido. Sí, ese que a Spidey le avisaba del peligro, aquí se ha esfumado. Tiene su lógica porque, con un traje así, quién necesita sentido que le avise de nada. Lo siento pero me parece cargarse un poco la esencia del personaje. Es como si Superman necesitase de propulsores para volar (puestos a cambiar...) Pero, claro, si el traje te dice y avisa de todo, ¿quién necesita sentido arácnido?

Resultado de imagen de spiderman homecoming nedSigo. Debo admitir que, más o menos, la primera media hora de peli, me temí lo peor. Cuando empecé a ver tonterías de niñatos de instituto, concursos de preguntas/respuestas estatales, preparación de fiesta para el insti... Todo eso me hizo pensar en un término: peli para niñatos. Por suerte, ese tono se fue apagando poco a poco, cosa que, de verdad, he agradecido. 

Y ahora, algo que puede sonar mal pero, vaya esto por delante, no es ni mucho menos, mi intención. Me refiero a la manía de cambiar raza o color de piel de muchos personajes que no son así. Me ha dado la impresión de que el tema de abarcar todo está demasiado forzado. ¿Por qué Flash es indio? ¿Por qué Michelle (o M.J.) es mulata? Si Liz es blanca y rubia en los cómics, ¿por qué aquí no? Ojo, que no voy por el tema racista porque, de igual modo, lo aplico al tema de la tía May. Lo que quiero decir es que, si ciertos personajes son de un modo, ¿por qué cambiarlos? Y esto lo extrapolo a Nick Furia (que no se parece en nada al original), a Jarvis (ha pasado de mayordomo tipo Alfred a máquina) o a varios que ahora no recuerdo. Repito: no se me interprete mal; es solo una impresión.

Hasta aquí he llegado. En conjunto, una película muy divertida que se me ha pasado volando. Detallitos a parte, me ha parecido un buen tanto a favor de Marvel que, espero, podamos volver a ver en distintas entregas (y, por favor, señores de Marvel, dejad de reiniciar el personaje)

Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de spiderman homecoming ned



sábado, 29 de julio de 2017

La guerra del Planeta de los Simios


Resultado de imagen de war of the planet of the apes poster large



La guerra del planeta de los simios.
(War of the planet of apes)
(2017)
Director: Matt Reeves.
Guión: Matt Reeves, Mark Bomback.

Andy Serkis.
Woody Harrelson.
Karin Konoval.
Steve Zahn.
Amiah Miller.


La Tierra se ve amenazada por un virus derivado del que dotó inteligencia a los simios. César y su pueblo deben abandonar los bosques para poder sobrevivir...


¡Saludos!


Hoy le toca el turno a otro de los bombazos del verano. Con esta película se da cierre a una de las sagas, desde mi punto de vista, más interesantes que ha dado el cine de fantasía estos últimos años. Después de ver cómo los simios comenzaban a volverse inteligentes y de comprobar que se aislaban en su refugio del bosque, con todos los problemas que eso causaba, le toca el turno a la tercera y última parte de la historia. ¿Lo conseguirían rematar como en condiciones? Debo decir que las dos primeras entregas me parecieron buenísimas y esperaba con ganas este desenlace. Vale, aquí van mis impresiones.

Y, sí, lo han conseguido. Vaya esto por delante.

Resultado de imagen de war of the planet of the apesCuando me enteré de que iban a retomar la historia de El planeta de los simios que todo quisque ha visto con Charlton Heston a la cabeza, creo que tuve la idea más facilona en mente: nos mostrarían cómo los simios se rebelan contra el ser humano y se hacen con todo el planeta. Esto es, los simios son los malos y el pobre ser humano el débil y el bueno de la historia. Pero, con el estreno de El origen del planeta de los simios la cosa no quedó tan clara. Se hablaba de un virus que asola al ser humano, sí, pero de rebeliones de simios no mucho. En la entrega siguiente, El amanecer del planeta de los simios, vimos que estos, relegados a un bosque, tienen una serie de problemas internos que hacen que el hombre, idiota hasta más no poder, tomarse las cosas como en realidad no son. Pues bien, en esta peli que os reseño hoy, todo cobra sentido. 

Resultado de imagen de war of the planet of the apesPor eso mismo, destaco por encima de todo la historia. Clavada. Aquí vamos a comprender dos cosas. La primera, que no todo es lo que parece a simple vista, ya que si lees el título de puedes pensar ciertas cosas, evidentes por otro lado. La segunda, que hay que borrar el chip de lo que creíamos entender viendo la peli de Charlton Heston. Por eso, en esta entrega, se nos va a contar de una vez por todas cómo los simios acaban (o empiezan) a adueñarse del planeta, aunque, más bien, lo heredan. Me ha parecido muy acertado los derroteros por los que se mueve el guión: lo que hizo inteligentes a los simios anula a los humanos (y, de paso, entendemos por qué en las películas originales los hombres y mujeres no hablan) Por tanto, los animales no se rebelan contra nada, ni van a la guerra contra de nadie, ni esclavizan a nadie más; simplemente son el siguiente paso en la evolución, ya que la supremacía del ser humano llega a su fin. No son agresivos (salvo cuando los intentan matar, cosa lógica) ni fuerzan a nada; solo toman el relevo. En este aspecto, el guión se las apaña para mostrarnos quienes son los verdaderos héroes y cómo, desde un punto de vista brutalmente dramático, la trama va avanzando hasta lo que vemos al final. Los detalles son perfectos y van preparando al espectador para que borre de una vez por todas de su cabeza la idea de que los simios son los malos; es más, se trata de todo lo contrario y uno entiende que los pobres animales están en el medio de un lío enorme en el que nada tienen que ver.

Resultado de imagen de war of the planet of the apesEse toque dramático hace que llegues a olvidarte del aspecto fantasioso de la trama (que lo tiene) y congenies desde el primer momento con César y su pueblo. La tragedia personal por la que este pasa (y de qué forma) o cómo su pueblo es esclavizado es la antesala de algo mucho más grande y, sobre todo, el momento final ,hacen que la carga emocional sea tal que se deje a un lado el carácter propio de la ciencia ficción y te dejes arrastrar por el drama que, en realidad, es esta peli en sí. Creo que, en otras manos, la cosa podría haberse ido por otros derroteros más lacrimógenos y horteras pero aquí guión y dirección saben mantener un extraño equilibrio entre historia trágica y palomitera que roza la perfección. Y lo curioso es que, en determinados aspectos, como lo referido a César, sabes lo que va a pasar pero no importa: lo interesante es dejarse llevar y disfrutar. Sin duda estamos ante la entrega que más directa va al corazoncito del espectador y, por supuesto, lo consigue y se recrea en ello, algo muy notable para mí, tratándose de la clase de peli de la que se trata. 

Resultado de imagen de war of the planet of the apesLos personajes son claros y directos. César es el líder indiscutible, valiente pero, por encima de todo, padre y marido que no duda en hacer lo que sea por salvar a su pueblo (venganza asesina a parte. Ved la peli y lo comprenderéis) Maurice es el compañero silencioso y tranquilo del héroe y el coronel el malo de la peli que, nada más salir, cae mal. Sí, tiene su bagaje dramático, pero cae gordo. Es lo que tiene ser el malo. La niña (salté en la butaca al ver su nombre. Y lo digo de manera literal porque lo vi venir) aporta el detalle del guiño al fan de la peli original. Ah, y el Mono Malo cae fenomenal.



Resultado de imagen de war of the planet of the apes colonel


Resultado de imagen de war of the planet of the apes


Resultado de imagen de war of the planet of the apes


Si alguno de vosotros habéis leído alguna vez los desvaríos de este que escribe al reseñar una peli, sabréis que suelo hablar de los actores. Bueno, aquí podría hablar de Andy Serkis (César) o de Karin Konoval (Maurice) pero lo cierto es que, en realidad, la cosa es muy complicada ya que, si bien los actores han servido para dotar de movimiento y expresión a los animales, también lo es que mucho tiene que ver los animadores informáticos, que han hecho un trabajo magnífico. Sí, puedo decir que Woody Harrelson cumple como el coronel y que, comentario absurdo, yo lo sigo viendo como el tontorrón de Woody el Cheers.

Y eso me lleva al tema de los efectos especiales. Brutales. Me he creído a pies juntillas que he visto simios durante todo el metraje de la cinta. La expresiones, los ojos, los movimientos, el pelo... Todo está clavado. Imposible que no hubiera sido así porque, no hay que olvidarlo, la mayor parte de la peli, salvo los momentos finales o los pocos con los humanos, son por y para los simios digitales. Y, repito: uno se cree que esos animales hablan, piensan y, sobre todo, sienten. Por cierto, ¿soy yo o César se parece en esta entrega mucho a Serkis?


Resultado de imagen de war of the planet of the apes slaves


Esto ha sido todo. Un final muy digno, muy bien llevado y mostrado en pantalla de manera estupenda. Me ha encantado cómo, poco a poco, la historia inicial se ha ido convirtiendo en otra muy distinta de lo que, al menos yo, creía. Esta saga merece un puesto de honor aunque siempre he creído que no se le ha dado tanto bombo, publicad o importancia como a otras como Los juegos del hambre o cualquiera de súperheroes. Yo la he disfrutado al máximo y, sin duda, os animo a verla.

Un detallito. ¿no hubiera sido genial una escena post creditos en la que se viera llegar el cohete de Heston? Lo sé; el friki que hay en mí es poderoso.

Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de war of the planet of the apes


domingo, 23 de julio de 2017

Piratas del Caribe: La venganza de Salazar



Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 poster large


Piratas del Caribe: La venganza de Salazar.
(Pirates of the Caribbean: Dead men tell no tales) 
(2017)
Director: Joachim Rønning, Espen Sandberg
Guión: Jeff Nathanson, Terry Rossio.

Johnny Depp.
Javier Bardem.
Geoffrey Rush.
Brenton Thwaites.
Kaya Scodelario.
Orlando Bloom.
Keira Knightley.


El hijo de Will Turner se propone liberar a su padre de la maldición. Para ello, deberá conseguir el tridente de Poseidón... con la ayuda de Jack Sparrow...




¡Saludos!


Vamos allá con otra peli veraniega y palomitera: la quinta entrega de las andanzas de los piratas más bordes y marrulleros del mar Caribe y, añado yo, del planeta entero.


Debo reconocer que, tras el bajonazo que, al menos para mí, la saga dio con la tercera y, sobre todo, cuarta entrega, creí que la cosa no podría dar más de sí y, al menos para este que escribe, el tema ya había llegado a su punto y final. Por eso, cuando oí que se iban a liar la manta a la cabeza con una nueva entrega, ni me planteé verla.

Me equivoqué. 

La película es una señora cinta de aventuras que hay que tener muy en cuenta. Pero vamos por partes.

Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 trident

Para comenzar, como siempre hago, la historia. Me parece un gran acierto que aquí se vuelva a utilizar el recurso del objeto mítico, mágico o maravilloso para liarlo todo, es decir, el tridente de Poseidón. Lo bueno es que dicho tridente sirve para hilvanar las historias que va a contener la trama principal, esto es, la de Henry Turner para liberar a su papi, la de Jack Sparrow y las de Salazar y Barbosa. Cada uno lo quiere para una cosa distinta pero ah queda. La cuestión es que el guión se las apaña para unir todo eso de manera trepidante, efectiva y muy, muy divertida sin caer en cosas tan farragosas (esto lo digo de maenra personal) como las que vimos en la tercera y cuarta entregas. Todo ello siempre bajo el prisma de la sana, simple y maravillosa aventura que uno supone va a ver y que no defrauda. 


Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5Sigo. Además, la historia, como suele ocurrir en la saga con mayor o menor fortuna, añade dos elementos fundamentales que complementan ese espíritu de aventura inicial. Uno es el toquecito (poco) romántico. Sí, es obvio que entre Henry y  Carina va a haber algo pero no creo que eso moleste a nadie. El otro, sin duda el gran acierto de la peli (y de la saga), el humor. Aquí hay del sano y del bueno. Todos los momentos de Jack Sparrow (ahora que lo pienso, creo que no tiene ninguno serio como tal ya que siempre le sucede algo), los de los piratas o el pique con Barbossa no tienen precio. Muy bien expuestos, cumplen su función a la perfección y hacen que la peli entre sin que uno se de cuenta. 


¿Más? Sí. Grandísimo acierto que la cinta recupere a los personajes inicales, es decir, además de Jack, Will y Elisabeth. Creo que, desde la segunda cinta, la cosa se le fue un poquito de las manos con respecto a ellos y, al traerlos de vuelta y cerrar la historia de todos ellos, la cosa queda redonda.


Por todo lo que acabo de soltar, por esa sencillez que emana el guión y cómo está aderezado por unos u otros detalles, han hecho que esta quinta entrega me recuerde mucho, pero que mucho, a la primera y algo de la segunda. Me ha dado la impresión que, después de tantas idas y venidas de personajes y tantas zarandajas, han querido ir a lo sencillo y directo. Y eso, para mí es un punto a favor muy grande de la peli.


Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 sparrow
Los personajes son extremadamente claros y, nada más salir en pantalla, sabes por dónde van a ir. Y eso lo aplico al personaje de Carina que ofrece cierta sorpresita al final y que no quiero fastidiar. ¿Predecible? Sí, pero no me ha molestrado. Jack sigue siendo el eje de todo, un personaje sublime. Henry, el guapito, la excusa para la historia de amor. Barbossa es marrullero integral y Salazar me ha resultado un gran villano que, además, tiene un bagaje personal que hace que te preguntes si de verdad es el malo... al menos cómo se suele entender este término.
Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 carina
Si salvas a una chica de la horca y no palpas
su popa, eres tonto.


¿Y los actores? Perfectos. Unos, claro está, mas que otros. Hay que admitir las cosas. Estas pelis son por y para Johnny Depp y, añado, por suerte es así. Sin él, no estaríamos hablando en los mismos términos de esta saga. El Jack Sparrow perfecto, clavado en cada toma y en cada gesto. Nada, que el tipo me encanta. Lo mismo puedo decir de Geoffrey Rush como Barbossa que, a pesar de cómo es y lo repulsivo de esas manos, me ha caído siempre muy bien por lo borde, chapucero, marrullero y chaquetero que es. Reconozco que Javier Bardem hace un gran trabajo como Salazar y su caracterización es tremenda. Kaya Scodelario como Carina queda muy bien y, a su modo, repipi y Brenton Twaites cumple como guapito, mono de cara e hijo de pirata. Por cierto, sí, vuelven a salir Keira Knightley y Orlando Bloom. Poco, pero salen. Por cierto, creo que, de todos los actores, el amigo Bloom es el que peor va llevando los años...
Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 barbossa
Barbossa, repulsivo y simpático.

Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 salazar
Salazar, repulsivo y... con razón.



¿Algún momento memorable? Muchos. Yo voy a destacar un par, solo por abrir boca. El primero, sin duda, la escena de la guillotina. Sublime, cien por cien Piratas del Caribe y las caras de Depp no tienen precio. ¿Otro? Uno muy tranquilito pero muy divertido: el de la reputada astrónoma. Y no digo más. La escena final a los Diez Mandamientos está muy bien (los efectos son obra de la Industrial Light and Magic y eso se tiene que notar) Y, de remate, mi momento favorito. Vale, lo digo como fan pero no puedo evitarlo: ver a Paul McCartney de pirata haciendo de tío de Jack y contando un chiste me hizo botar en la butaca. ¡Dios salve a Paul!



Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 paul mccartney
Paul, qué tío más grande.


Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 open sea
Momento guillotina.


Pero no todo puede ser perfección y sí tengo que añadir un par de cosas que no me han llamado mucho. Más que cosas, yo diría detallitos pero ahí quedan. El primero, la perra manía de utilizar la mayoría de las tomas CGI por la noche. Vale, todos sabemos que en la oscuridad el efecto se disimula más pero, hombre, que estamos en el siglo XXI y hay que arriesgarse un poco. Es más, algunas escenas nocturnas, como esa en la que Jack y Salazar caminan entre los cañones, es tan rápida y oscura que apenas se ve nada. ¿Más? Bueno, aquí voy a señalar algo que puede resultar un poco pijotero pero que sí tengo que decirlo: ¿de verdad por el hecho de que Salazar sea de procedencia española implica meter términos taurinos de por medio? Es decir, ¿el Matador de los mares? Y, encima, acaba con sus víctimas como los toreros para rematar la faena. ¿Seguimos teniendo esta imagen cuando se habla de algo español? En fin...

Pues esto ha sido todo. La verdad, la peli me ha gustado mucho y ha sido toda una sorpresa de las buenas, claro. Creo que han dado un soplo de aire fresco a una saga que creí muerta (o moribunda) y han sabido terminar la historia de los personajes principales de manera muy digna.

¿Y el final? Esperad a la escena post créditos y, cada cual, que lo interprete como quiera.

Una cosita más. Aquí se ha estrenado como Piratas del Caribe: La venganza de Salazar. Mirad el título original: Pirates of the Caribbean: Dead men tell no tales, algo así como Piratas del Caribe: Los muertos no cuentan cuentos. No me digáis que no queda mucho mejor. Y es que, en eso de la traducción de títulos, Spain is very, pero que very different.

Vigilad el cielo.



Resultado de imagen de pirates of the caribbean 5 young jack


miércoles, 12 de julio de 2017

Doctor Terror y la casa de los horrores


Doctor terror y la casa de los horrores. 
(Doctor Terror’s house of horrors)
(1965)
Director: Freddie Francis.
Guión : Milton Subotsky.

Peter Cushing.
Christopher Lee.
Donald Sutherland.
Michael Gough.
Neil McCallum.
Alan Freeman.
Roy Castle.



Cinco personajes coinciden en un vagón de tren. Se les suma un sexto, un misterioso doctor que lee las cartas tarot…


Vamos allá con un subgénero dentro del cine de terror que, por desgracia, hace mucho que no se da y parece relegado al olvido: el de contar historias cortas y macabras que tienen algún nexo en forma de personaje o situación más macabra aún. Y es que, antes de que cintas como Creepshow o alguna que otra filmada por Roger Corman presentase una serie de historias de miedo, Freddie Francis ya nos dio las predicciones de este doctor Terror y su baraja maldita para buen disfrute por parte del aficionado.


Resultado de imagen de doctor terror and the house of horrors
Todo comienza cuando cinco personajes (pobres desdichados), comparten vagón en un tren. Muy bien, parecen muy normales y sonrientes. Todos menos Christopher Lee, claro. No obstante, va a haber un sexto, nada menos que Peter Cushing. Nada más verle, saltan las alarmas. Su aspecto es revelador e inquietante: sombrero, barba, no parece muy bien vestido y sus ojos claros destacan sobre unas pobladas cejas de maquillaje. Su mirada es extraña. Me ha gustado mucho esa toma en plan visión subjetiva en la que mira a todos y cada uno de los personajes y, claro está, los achanta sin necesidad de decir nada. Más extraño es que se dedique a la astrología y su apellido sea Schreck (terror, en alemán. ¿Referencia a Nosferatu?) Resulta que el buen señor ofrece leer las cartas (que él llama de manera muy sugerente “Mi casa de los horrores”) a los cinco compañeros de vagón. De este modo, tenemos cinco historias que tienen dos nexos: son truculentas y todas terminan con la misma carta: la muerte. Mejor planteamiento no puede pedirse, ¿verdad?


Para mí, la gracia de esta película radica en muchos puntos. Para empezar, la inmediatez con la que se desarrolla. Nada de enrollarse sin llegar a nada o perder el tiempo. De hecho, servidor, que estuvo mirando el reloj del DVD, puede dar fe de que empieza a leer las cartas en el minuto cinco. ¿Para qué esperar más? Hay que añadir un buen elenco de actores donde, por supuesto, destacan el propio Peter Cushing, Christopher Lee, Michael Cough o un joven Donald Sutherland entre otros (lo admito, el poder ver de nuevo compartiendo escena a Lee y Cushing justifica para mí, de pleno, el ver esta peli) Todos se desenvuelven muy bien a lo largo de las historias de los miembros del vagón que, por desgracia para ellos, les toca vivir o protagonizar en un futuro muy cercano. Destaco, por encima de todos, a Cushing que, si bien sale poquito, es más que suficiente para que su personaje se quede en nuestra memoria.




Sigamos. Las historias, cortitas, claro, pero de longitud ideal dentro del marco en que se engloban. Están muy bien, muy entretenidas aunque, claro está, alguna destaca más que otra. Con todo, desde que vi esta peli siendo un tierno infante en los gloriosos tiempos del VHS, siempre me ha parecido que, cada una de ellas, daría para un largometraje independiente, con el aliciente de que se permiten tocar prácticamente todos los mitos de las historias de terror en apenas hora y media y que todas ellas tienen su sorpresa final, siendo esto el plato más atractivo de todo el menú. Es posible que alguno piense que faltan escenas escabrosas o algo más de sangre o, quizás, la presencia del monstruo de turno de manera más clara. Bueno, puede ser, pero yo creo que, precisamente por eso, porque la historia y el golpe de efecto se imponen, la película gana mucho. 


Pringadillos en potencia, acto y realidad.


Veamos una por una:


Historia 1: el arquitecto y la casa.


El primer desgraciado que se arriesga a que el doctor Terror le diga el futuro es un arquitecto. Eso implica algo muy sugerente dentro del género de terror: mansión señorial. Si a ello le añadimos un criado misterioso que intercambia miradas con su nieta, ambos con cara de circunstancia tétrica a más no poder, resultan ser alicientes ideales en el cócktel. Si, además, ponemos el toquecito justo de viuda madura y atractiva, mejor que mejor. El misterio de esta historia comienza cuando el amigo empieza a examinar la casa. Si te encuentras con una pared que, al romperla, tiene la cara de un lobo, mal rollo. Si es la tumba de Cosmo Valdemar, el hombre lobo, peor. 



Esta historia es muy sencillita; más de misterio que de terror. Hay pocos efectos pero, como va a predominar en todas las historias, se insinúa, más que se muestra, lo que me parce un aliciente muy adecuado. Con todo, me parce muy bien llevada, con buen ritmo y, a pesar de su brevedad, no deja nada al azar. Impresionante que, en tan poco tiempo, toque todos y cada uno de los tópicos del mito del hombre lobo. Atentos al final, que me parece muy bueno. 


Historia 2: familia feliz y plantas asesinas


De lo sobrenatural pasamos a la venganza de la naturaleza, algo así como Los pájaros de Hitchcock pero a lo vegetal.



Cómo no, la inmediatez continúa. Ya desde el comienzo, vemos que las plantas crecen deprisa y… se mueven. Si gritan al cortarlas y te arrancan las tijeras de las manos, mala cosa. Ya, si matan al chucho, la cosa se complica… Y si, de remate, tienen cerebro, mejor correr. Lo malo es que los protas están encerrados en una casa de la cual salir va a ser difícil. Me ha gustado, pero un poquito menos que la anterior. Con todo, buen final. De hecho, es la que deja, quizás, un final muy abierto pero igual de agorero.

En contra diría que la charla de las plantas que suelta uno de los doctores puede sobrar un poco ya que, al espectador, ni le va, ni le viene la lección acerca de los vegetales. Sí debo admitir q ue los efectos se notan ya que se ve a la legua que las plantas están manejadas por manos humanas y queda algo artificial. Otra cosa que siempre me llamó la atención de esta historia es que las reacciones de los personajes me resultan algo frías, artificiales. Por favor, a fin de cuentas, ¡son plantas asesinas! 

Una cosita, no seréis los únicos que, al ver esta historia, penséis en El día de los trífidos.


Historia 3: músico y vudú.

Aquí se oye una palabra fundamental: dios del Vudú y una isla, Tahití. Si llamas monstruo a un dios (Damballa) del lugar en mitad de una sala de fiestas la puedes liar. Si, encima, eres algo tontito y, en contra de lo que te dicen, espías una ceremonia indígena secreta destinada a ese dios y te dedicas a robar la música, ya no hay duda: eres idiota y la has liado del todo. Y es esa la imagen que me ha dado siempre el protagonista de esta historia: idiota, el típico graciosito de turno que tiene que decir siempre el chiste malo en el peor momento. Quizás el guión esté de esta forma, pero a mí me cae un poquito gordo el amigo, qué le vamos a hacer.




Esta historia es, para mí, la más floja y, por ende, la menos terrorífica. Mucho baile y música, demasiados puntos graciositos y poco miedo o golpe de efecto. Por cierto, nunca he notado mucho parecido entre la música que hace el prota con arreglos y la de los vudús pero también admito que mi oído musical es como mi capacidad para entender un problema de física: nulo. De todas, es la que tiene el final más simple. Una pena: Creo que, sin esta historia, la película hubiera quedado mucho mejor.

Como nota curiosa, el protagonista, Roy Castle, también coincidió con Cushing en El doctor Who y los Daleks y, casualidades de la vida, en el mismo papel de idiota graciosillo.


Historia 4: crítico de arte y manos asesinas (y amputadas)


Esta es de mis favoritas. Para empezar, destaco el trabajo actoral de Christopher Lee y Michael Cough. Ambos muy convincentes a pesar de la brevedad de sus roles. Lee resulta deliciosamente pedante, engreído y capullín. Pero, atentos que, lo mismo que el colega puede asustar, también puede ser asustado y aquí, en concreto, lo pasa pero que muy mal. ¿El motivo? Su oponente, interpretado por Cough y la mano amputada de este, que no para de hacer la vida imposible al primero. Es, para mí, sin duda, la historia más terrorífica, original y, sobre todo, dramática, a juzgar por el final.



Muy bueno el efecto de la mano amputada al arrastrarse por el suelo, ya sea “normal” o quemada. Como siempre digo, había vida antes del cine por ordenador. Y muy buena esa toma en la que el pintor se suicida y enlazamos su mano moribunda con la maligna y cortada. 

Como curiosidad, cuando veáis esta cuarta historia, decidme si no os recuerda a una película que, años después, protagonizaría Michael Cane titulada La mano. Cambiad al crítico de arte por un dibujante de cómics y listos. Ah, Lee y Cough ya coincidieron en Dracula. Y, sí, Michael Cough fue Alfred en las cuatro películas iniciales de Batman.


Historia 5: francesas y vampiros.

En una mezcla tan explosiva como la que llevo describiendo, no podría faltar el mito del terror por excelencia: el vampiro. Pues bien, aquí le tenemos como colofón final.

Después de la escena tipo Rendfield con abrelatas, dedo cortado, sangre y mirada maligna de francesa morena y guapa, uno sabe por dónde van a ir los tiros. Y esa es una de las características de esta historia: el no andarse con tapujos ni encubrir nada... salvo lo esencial, claro. Por eso, algunos diálogos, a parte de las escenas antes nombradas, no dejan margen de error: “Es un hombre muy solitario, suele trabajar por las noches…” Aún así, consigue mantener el interés justo por eso, porque sabemos por qué derroteros nos vamos a mover. Con todo, cómo no, un buen final, muy original y hasta graciosillo. 





Pero, si de finales hablamos, tengo que hacer referencia al FINALAZO que guarda la película al margen de las historias. Recuerdo que, siendo un tierno infante, me impresionó mucho y, a día de hoy, me sigue encantando. Dichoso doctor Schreck…






Pues, hasta aquí hemos llegado. Vedla y disfrutarla, que merece la pena. Y, si la habéis visto ya, haced como yo: cada cierto tiempo hay que repasar la lección. Para mí, una película muy bien llevada, original en su planteamiento, nudo y, sobre todo, desenlace, una muestra de ese tipo de cine que, ya hoy no se hace. Y no lo digo porque eso de que contar historias cortas de terror en una peli ya no se lleve (hay que admitirlo, eso requiere una buena sesión de estrujarse el cerebro y ser original, cosa que, hoy día, parece que no se lleva mucho), sino porque hay que reconocer que el género de terror, al menos para este que escribe, antes era mucho más efectista y original que ahora. 

Ah, y, si algún tío siniestro se sienta a vuestro lado en un tren, autobús, avión o sus derivados, y os saca una baraja de tarot, sed listos y bajaos en la siguiente parada o, en su defecto, tirad de paracaídas.


Un saludo y vigilad el cielo.